salmo 15-16

Cada año trae una nueva vida, una nueva esperanza, una nueva ilusión, unos objetivos nuevos y renovados.

Cada año trae sus propias inquietudes y propuestas.

Cada año es igual al anterior y al mismo tiempo diferente.

Cada año nuestro cuerpo, nuestra mente, evolucionan, cambian, se modifican.

Cada año amanece la rutinaria y maravillosa presencia del sol, la lluvia, las estrellas….

Te propongo que en este año te acompañe la presencia de Dios con una oración que ha movido los corazones de millones de personas de distintas generaciones, culturas, razas, religiones, pensamientos…

Que sea tu leitmotiv estos trescientos sesenta y seis días.

Que en los momentos de alegría acudas a él para dar gracias.

En los de desaliento para renovar tu ánimo.

En los de cansancio para recargar las pilas de la fortaleza.

Para cada instante y momento sentirte protegido, darte cuenta de que tu vida tiene sentido, es maravillosa, es fiesta y alegría porque estás en las manos de Dios Padre.

Este es el Salmo, Cántico que te propongo el Salmo 15-16 para seguir con los proyectos del 2015 con renovación e ilusión los del 2016.

Para escucharlo en audio haz clik aquí

SALMO 15-16

Protégeme Dios mío, que me refugio en ti. Multiplican las estatuas de Yo digo al Señor:  ”Tú  eres mi bien” “dioses extraños; no derramaré Los dioses y señores de la tierra no me satisfacen.

Multiplican las estatuas de dioses extraños; no derramaré sus libaciones con mis manos, ni tomaré sus nombres en mis labios.

El Señor es el lote de mi heredad y mi copa;
mi suerte está en tu mano: me ha tocado un lote hermoso,
me encanta mi heredad.

Bendeciré al Señor, que me aconseja,
hasta de noche me instruye internamente.
Tengo siempre presente al Señor,
con él a mi derecha no vacilaré.

Por eso se me alegra el corazón, se gozan mis entrañas,
y mi carne descansa serena.
Porque no me entregarás a la muerte,
ni dejarás a tu fiel conocer la corrupción.

Me enseñarás el sendero de la vida,
me saciarás de gozo en tu presencia,
de alegría perpetua a tu derecha.

Gumersindo Meiriño Fernández