flor.cactus.gumersindo¡Qué tal amig@! ¿cómo te ha ido la semana?

Seguimos orando con los salmos. Hoy les pido que se den cuenta de la presencia de Dios siempre cercano. También cuando parece que no nos escucha, en los momentos duros y de prueba.

Estemos atentos y pidamos la protección de Dios con confianza de hijos, sabiendo que otras muchas personas están como tú orando al que nunca se esconde, al que siempre está contigo, aunque tú no lo veas, no lo sientas, no lo toques…,

Dios está aquí  y te escucha. No lo olvides.

Hasta la próxima semana te envío la bendición de DIOS PADRE

Gumersindo Meiriño

Salmo 3

Señor, tú eres mi escudo

2Señor, ¡cuántos son mis enemigos,

cuántos los que se levantan contra mí!,

3cuántos dicen de mí:

¡Ni siquiera Dios le ayuda!

4Pero tú, Señor, eres un escudo en torno a mí,

mi gloria, tú me haces levantar cabeza.

5Si a voz en grito clamo al Señor,

Él me escucha desde su monte santo.

6Me acuesto, enseguida me duermo,

y me despierto, porque el Señor me sostiene.

7No temeré las saetas de un ejército

desplegado alrededor contra mí.

8¡Levántate, Señor, sálvame, Dios mío!

Abofetea a todos mis enemigos,

rompe los dientes de los malvados.

9¡De ti, Señor, viene la salvación,

y la bendición para tu pueblo!

Comments are closed.