Oh Dios,  luz radiante de todas las naciones, concede una paz estable a todos los pueblos de la tierra, y haz que aquella luz resplandeciente, que puso en camino y condujo a los magos al conocimiento de tu Hijo, Jesús, ilumine nuestros corazones, para discernir y caminar por las sendas de Paz, Justicia y Libertad. Amen. Amen. Amen

Basada en la Liturgia de las Horas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *