arcangeles en LourdesLa llegada aLourdes fue como siempre y, al mismo tiempo, diferente. Lo de siempre, cierto ambiente de oración, muchos enfermos, muchas sillas de ruedas con pacientes, much@s enfermer@s…y algunas novedades.
Lo primero nuevo es que en la entrada del santuario han colocada las imágenes de los tres arcángeles más conocidos: Miguel, Rafael, Gabriel. Desde ese lugar de privilegio nos recuerdan que no vamos solos en el camino de la vida, que nos acompañan seres espirituales y que entramos en estos recintos sagrados con ellos y con sus huestes angelicales que caminan a nuestro lado.

Otro aspecto de renovación fue el orden y el silencio. Nunca había estado en la explanada de las apariciones enfrente de la Gruta con mucha gente y con tanto silencio y orden. Asombrado por el cambio no observé, en el primer momento, que por la explanada se movían una serie de voluntarios y empleados que hacían indicaciones de forma discreta a la gente por donde tenían que salir o por dónde entrar al recinto. E incluso se acercaban a los que levantaban la voz con un cartel que decía, SILENCE.

Dos gestos sencillos, concretos, plausibles. Los dos, aunque realmente parecen pequeños o insignificantes, transformaron por completo el ambiente convirtiéndolo en más respirable, más amable, más místico, más espiritual. Entrar y estar en Lourdes, -el llamado mayor hospital del mundo- es más reposado y relajante para las muchas personas que llegan desgarradas por el dolor de la enfermedad propia o de algún ser querido.
Desde Lourdes. Francia

Gumersindo Meiriño Fernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.