Imagen de Francisco Castro Miramontes ofm

Desde la revista virtual De Oriente a Occidente  se ha  invitado a reflexionar sobre la crisis actual, –la más reciente empezó en Grecia, parece que todo en la cultura occidental empieza en este país– viendo una película romántica (puedes verla haciendo clic aquí), que habla de la situación del país griego. Nuestro amigo Adolfo, siempre atento, la miró y la comentó, desde Río Cuarto, en Argentina, donde actualmente reside.
Entiendo que muchas personas buenas y grandes de espíritu permanentemente intentan hacer su aporte para cambiar la realidad (que ellos ven como injusta para muchos ) y el esfuerzo y dedicación en ese sentido de cambio, al final es como soplar en el viento. Es no solo inadvertido sino mínimo y efímero como una gota en el mar

Como aprendí por tus mensajes, la realidad depende del prisma con que cada uno mira las cosas

Por eso entendí el mensaje de la crisis económica (que fue dado de forma muy sutil en la película y anote algunas cosas )

IMPORTANTE

El privilegio no puede prevalecer sobre el MÉRITO

El BENEFICIO no puede prevalecer sobre la NECESIDAD

El INTERÉS DE POCOS sobre la IGUALDAD

Los años jóvenes nunca volverán

Los cambios profundos son como soplar al viento

La visión de Pobreza tiene que ver con necesidades materiales insatisfechas. Pero ¿cuáles son esas necesidades?

Las justificadas son solamente las que todas las personas del mundo merecemos. Agua potable, cloacas, alimentos para al menos dos comidas al día, vivienda digna, trabajo para quienes estén en edad laboral

Todo lo que esté por encima de eso son caprichos que muchos tenemos. Lujos. Y no poder acceder a ellos no te hace pobre.

Entre lo que todos necesitamos agrégale la educación en tres niveles, inicial, secundaria y terciaria accesible para todos.

Hasta aquí el mensaje de Adolfo, –gracias por ello– basado en la película antes citada. Si quieren añadir algo están en su derecho. Me quedo – como ya hizo él– con la frase del película. Los cambios profundos son –por favor no dejen de hacerlo– como soplar al viento.

Gumersindo Meiriño Fernández

Imagen de Adolfo Escalada en Twiter
Imagen Adolfo Escalada en Twiter

NB Gracias a Adolfo Escalada por enviarme este jugoso comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *