Tiempo de hambruna, tiempo de guerra.  Tiempo de angustia, de tristeza…Lamentablemente la descripción del profeta Jeremías es trágicamente actual en muchos lugares del planeta tierra.
Al final, el profeta, apela a dos palabras: Recuerdo- Alianza. Ellas nos devuelven la esperanza teniendo la certeza de que Dios no nos abandona nunca y después de la purificación de la prueba, rebrotará la abundancia y la paz.
Decreto-mantra- jaculatoria: «Señor, eres nuestro Dios, en ti esperamos«.
Hoy octavo día de la Novena a San Benito, para seguir con la novena haz clik aquí.

CÁNTICO DE JEREMÍAS (Jr 14,17-21)

Mis ojos se deshacen en lágrimas,
día y noche no cesan:
por la terrible desgracia de la doncella de mi pueblo,
una herida de fuertes dolores.

Salgo al campo: muertos a espada;
entro en la ciudad: desfallecidos de hambre;
tanto el profeta como el sacerdote
vagan sin sentido por el país.

¿Por qué has rechazado del todo a Judá?
¿Tiene asco tu garganta de Sión?
¿Por qué nos has herido sin remedio?
Se espera la paz, y no hay bienestar,
al tiempo de la cura sucede la turbación.

Señor, reconocemos nuestra impiedad,
la culpa de nuestros padres,
porque pecamos contra ti.

No nos rechaces, por tu nombre,
no desprestigies tu trono glorioso;
recuerda y no rompas tu alianza con nosotros.

¿Hay entre los ídolos de los paganos uno que dé lluvia?
¿Sueltan solos los cielos sus chubascos?
Tú, Señor, eres nuestro Dios, en ti esperamos,
porque eres tú quien hace todo eso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *