Imagen de alohamalakhov en Pixabay

Momentos antes de su muerte, Moisés, como si fuera su testamento, dirige al pueblo de Israel sus últimas palabras, reflejadas en este cántico. El mensaje principal es este: Cuando el pueblo entre en la Tierra Prometida, no ha de olvidarse de Dios y ha de ser agradecido, aprendiendo de los errores que cometió en su peregrinar por el desierto y volver no repetirlos.
Jaculatoria- Mantra- Decreto: Sus caminos son justos.
Hoy empieza la Novena a San Benito, uno de los maestros espirituales más reconocidos  hoy en día, si quiere puedes iniciarla haciendo clik aquí.
Paz y bien, bendiciones.

CÁNTICO DE MOISÉS (Dt 32,1-12)

Escuchad, cielos, y hablaré;
oye, tierra, los dichos de mi boca;
descienda como lluvia mi doctrina,
destile como rocío mi palabra;
como llovizna sobre la hierba,
como sereno sobre el césped;
voy a proclamar el nombre del Señor:
dad gloria a nuestro Dios.

Él es la Roca, sus obras son perfectas,
sus caminos son justos,
es un Dios fiel, sin maldad;
es justo y recto.

Hijos degenerados, se portaron mal con él,
generación malvada y pervertida.
¿Así le pagas al Señor,
pueblo necio e insensato?
¿no es él tu padre y tu creador,
el que te hizo y te constituyó?

Acuérdate de los días remotos,
considera las edades pretéritas,
pregunta a tu padre y te lo contará,
a tus ancianos y te lo dirán:

Cuando el Altísimo daba a cada pueblo su heredad,
y distribuía a los hijos de Adán,
trazando las fronteras de las naciones,
según el número de los hijos de Dios,
la porción del Señor fue su pueblo,
Jacob fue la parte de su heredad.

Lo encontró en una tierra desierta,
en una soledad poblada de aullidos:
lo rodeó cuidando de él,
lo guardó como a las niñas de sus ojos.

Como el águila incita a su nidada,
revolando sobre los polluelos,
así extendió sus alas, los tomó
y los llevó sobre sus plumas.

El Señor solo los condujo
no hubo dioses extraños con él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *