salmo-107-106-gumer-meirinoEl salmista presenta varias situaciones, hasta cuatro distintas. Ante ellas eleva una invocación a Dios. Dios le responde y les  libera. Termina con un cuarto tiempo en el que surge un cántico de acción de gracias.
Es un esquema que se da muchas veces en tu vida y en la mía. Ante un acontecimiento oramos; Dios nos libera y luego les damos gracias.
Cuando olvidamos de dar gracias, cuando no somos capaces de ver los dones de Dios, se forma un nudo en nuestra vida.
Hoy da gracias, termina el círculo, no dejes que se trabe su vida, desata el nudo.
Feliz jornada, paz y bien, bendiciones.

SALMO 107-106

Den gracias al Señor porque es bueno,
porque es eterno su amor.

Que lo digan los rescatados por el Señor,
los que rescató del poder enemigo;
Los que reunió de distintas naciones:
del este y oeste, del norte y sur.

Erraban por un desierto desolado,
no encontraban el camino
una ciudad habitada;
pasaban hambre y sed,
se apagaba su aliento.

Pero clamaron al Señor en su angustia,
y los libró de sus congojas.
Los guió por un camino llano
para llegar a una ciudad habitada.

Den gracias al Señor por su amor,
por las maravillas en favor de los humanos,
porque sació la garganta jadeante
y llenó de bienes la garganta famélica.

Habitaban en lúgubres tinieblas,
encadenados con hierros torturantes,
por desafiar las órdenes de Dios
y despreciar el plan del Altísimo.
Doblegó su terquedad con fatigas,
sucumbían y nadie los socorría.
Pero clamaron al Señor en su angustia
y los salvó de sus congojas.
Los sacó de las lúgubres tinieblas,
y rompió sus cadenas.

Den gracias al Señor por su amor,
por las maravillas a favor de los humanos,
porque quebró las puertas de bronce
y trituró los barrotes de hierro.

Embotados por su proceder pecador,
eran atormentados por sus iniquidades.
Les repugnaba cualquier alimento,
y ya tocaban las puertas de la muerte.

Pero clamaron al Señor en su angustia
 y los salvó de sus congojas.
Envió su palabra para sanarlos,
para arrancarlos de la fosa.

Den gracias al Señor por su amor,
por las maravillas a favor de los humanos.
Ofrézcanle sacrificios de acción de gracias
y proclamen sus obras con aclamaciones.

Se hicieron a la mar en sus navíos,
comerciando por aguas caudalosas,
contemplaron las obras de Dios,
sus maravillas en alta mar.

Él mandó alzarse un ventarrón borrascoso,
que encrespaba las olas;
subían a los cielos, bajaban al abismo,
su aliento se entrecortaba por el peligro;
danzaban y se tambaleaban como borrachos,
pues su pericia se había desvanecido.

Pero clamaron al Señor en su angustia
y los sacó de sus congojas.

Redujo la borrasca a susurro
y enmudeció el oleaje del mar.
Se alegraron de aquella bonanza,
y los condujo al puerto ansiado.

Den gracias al Señor por su amor,
por las maravillas a favor de los humanos.
Aclámenlo en la asamblea del pueblo,
alábenlo en el consejo de los ancianos.

Transformó los ríos en desierto,
y los manantiales en sequedal;
la tierra fértil en marisma,
por la maldad de sus habitantes.

Transformó el desierto en estanques
y erial en manantiales.
Asentó allí a los hambrientos,
para que fundaran una ciudad habitable.
Sembraron campos, plantaron viñas,
y cosecharon un fruto copioso.

Los bendijo y se multiplicaron sobremanera
y su ganado nunca menguó.
Después menguaron y fueron abatidos,
por la opresión, la desventura y el dolor.

El que vierte desprecio sobre los príncipes
y los descarría por un desierto sin caminos,
levanta a los pobres de la miseria
y multiplica sus familias como rebaños.

Los rectos lo ven y se alegran,
y los malvados cierran la boca.
¿Quién es sabio? ¡Recuerde todo esto,
y medite sobre el amor del Señor!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *