Reflexiones para una Cuarentena, en tiempo de Cuaresma

Jesús dijo: Cuando tú des limosna, que tu mano izquierda ignore lo que hace la derecha,
para que tu limosna quede en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.
Cuando ustedes oren, no hagan como los hipócritas: a ellos les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos. Les aseguro que ellos ya tienen su recompensa.
Tú, en cambio, cuando ores, retírate a tu habitación, cierra la puerta y ora a tu Padre que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.

Dice Pedro Crisólogo: Lo que es el cuerpo para el alma, la generosidad es para el ayuno: cuando el alma se retira del cuerpo, le ocasiona la muerte; si la generosidad se aleja del ayuno, es su muerte.

Te invito a leer, desde esta perspectiva, la segunda parte del Salmo 17 B, haciendo clik aquí.
Afirmación- Jaculatoria- Decreto- Mantra:  El Señor retribuyó la pureza de mis manos.

Salmo 17 II, cada día seis de agosto, me sacó a un lugar espacioso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *