Belén en Santiago de Compostela, imagen de Francisco J Castro Miramontes ofm

Hoy es Nochebuena, es día de esperanza, en la que estamos pendientes del nacimiento de un niño. La espera es intensa. Mira la Vida. ¡Estás vivo! Es más que suficiente para ser feliz cada día. Leía estos días una frase archiconocida para mí al menos, –pero me recordó de nuevo una idea que es real– «No existe la felicidad, existe ser feliz cada día«.
La Vida es suficiente. Con lo básico es suficiente. Ayer una enferma grave que no puede comer, no traga nada desde hace una semana, me decía: –Sabe lo que más anhelo ahora mismo. –No, le respondí –¡Beber un vaso de agua!.
Eso le haría ser feliz a esta persona. Recuérdalo cuando hoy bebas un vaso de Agua, que sea con Alegría.
Mantra, afirmación: Mi corazón se regocija.
Paz y Bien. Feliz Nochebuena.

 

Libro de Samuel 2

Mi corazón se regocija en el Señor,
tengo la frente erguida gracias a mi Dios.
Mi boca se ríe de mis enemigos,
porque tu salvación me ha llenado de alegría.

El arco de los valientes se ha quebrado,
y los vacilantes se ciñen de vigor;
los satisfechos se contratan por un pedazo de pan,
y los hambrientos dejan de fatigarse;
la mujer estéril da a luz siete veces,
y la madre de muchos hijos se marchita.

El Señor da la muerte y la vida,
hunde en el Abismo y levanta de él.
El Señor da la pobreza y la riqueza,
humilla y también enaltece.

El levanta del polvo al desvalido
y alza al pobre de la miseria,
para hacerlos sentar con los príncipes
y darles en herencia un trono de gloria.

***

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete

También te puede interesar,

La Navidad, el culmen de la Creación de Dios (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *