Amanece en santo Tomé Ctes Ar, imagen Karina Ajo

Jesús le dijo al centurión: «Yo mismo iré a curarlo». Pero el centurión respondió: «Señor, no soy digno de que entres en mi casa; pero una palabra tuya bastará para curarle”.
***
Esta primera parte del salmo presenta una situación dramática para el poeta y para la ciudad. Es probable que muchos sentimientos y emociones que leas aquí sean semejantes a los que hayas tenido en algún momento…, angustia, cierta desesperación, desvelado sin conciliar el sueño, secando como la hierba…
Te propongo que hoy, sabiendo por experiencia lo difícil que es esa situación, hagas una oración por alguien que sepas que está pasando por ella. Estás seguro que, de alguna forma, esa fuerza de la oración llega a esa persona, aunque no puedas sentirlo. ¿Estás seguro?
Afirmación: «Inclina tu oído hacia mí«.
Bendiciones, hasta mañana.

Salmo 101 A

Señor, escucha mi oración,
que mi grito llegue hasta ti;
no me escondas tu rostro
el día de la desgracia .
Inclina tu oído hacia mí;
cuando te invoco, escúchame en seguida.

Que mis días se desvanecen como humo,
mis huesos queman como brasas;
mi corazón está agostado como hierba,
me olvido de comer mi pan;
con la violencia de mis quejidos,
se me pega la piel a los huesos.

Estoy como lechuza en la estepa,
como búho entre ruinas;
estoy desvelado, gimiendo,
como pájaro sin pareja en el tejado.
Mis enemigos me insultan sin descanso;
furiosos contra mí, me maldicen.

En vez de pan, como ceniza,
mezclo mi bebida con llanto,
por tu cólera y tu indignación,
porque me alzaste en vilo y me tiraste;
mis días son una sombra que se alarga,
me voy secando como la hierba.

**

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

También te puede interesar,

Día 7 Uriel: Liberación de pesos y dolencias

 

One thought on “Salmo 101 A, agostado…, treinta de junio

  1. Qué hermoso salmo para estos días, de verdad ayudan mucho, a veces me siento perdida, miro para todos lados y nada se me hace familiar. Solo me recuesto en la oración , y en ustedes que nos alientan. Muchas gracias, bendiciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *