Imagen de Pixabay

Jesús dijo: Por eso hablo por parábolas: porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni entienden. De manera que se cumple en ellos la profecía de Isaías, que dijo: De oído oiréis, y no entenderéis; y  viendo veréis, y no percibiréis.

+++
Este  salmo te ayuda a una meditación profunda con su simbolismo y fuerza, al menos en mi caso.
Inicia con una bendición. Luego hace un alegato en favor de Dios, sobre todo de su capacidad de perdonar, de su misericordia.
El amor, la misericordia…, rescata, renueva… Si eres águila, tendrás juventud.
Mantra «Y como un águila renueva tu juventud«.
Hasta mañana, bendiciones.
Hoy segundo día de la novena del gran San Benito de Nursia, haz clic aquí.

Salmo 102 A

Bendice, alma mía, al Señor,
y todo mi ser a su santo nombre.
Bendice, alma mía, al Señor,
y no olvides sus beneficios.

Él perdona todas tus culpas
y cura todas tus enfermedades;
él rescata tu vida de la fosa
y te colma de gracia y de ternura;
él sacia de bienes tus anhelos,
y como un águila se renueva tu juventud.

El Señor hace justicia
y defiende a todos los oprimidos;
enseñó sus caminos a Moisés
y sus hazañas a los hijos de Israel.

***

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

El ser humano – águila

Teresita de Lisieux, uno de octubre

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *