Río Paraná, imagen de Ruth Dacunda

Y en el camino quedaron purificados. Uno de ellos, al comprobar que estaba curado, volvió atrás alabando a Dios en voz alta y se arrojó a los pies de Jesús con el rostro en tierra, dándole gracias. Era un samaritano. Jesús le dijo entonces: «¿Cómo, no quedaron purificados los diez? Los otros nueve, ¿dónde están? ¿Ninguno volvió a dar gracias a Dios, sino este extranjero?». Y agregó: «Levántate y vete, tu fe te ha salvado». 
+++
En el salmo anterior cantamos a Dios presente en la Creación. En el que empezamos hoy le cantamos al Dios presente en la Historia…, en la tuya, en la mía, en la de la humanidad…
¿Cómo?
De varias formas, una de ellas eligiendo a personas que hablan en su nombre…, ¿has conocido alguna?…, pues bien, si no las ha conocido pregúntate qué relación tienes con Dios, porque El sigue enviando continuamente …
Decreto: «Buscad continuamente su rostro«.
Paz y Alegría. Bendiciones.
Octavo día novena de San Benito abad, haz clic aquí.

Salmo 104 A

Dad gracias al Señor, invocad su nombre,
dad a conocer sus hazañas a los pueblos.
Cantadle al son de instrumentos,
hablad de sus maravillas;
gloriaos de su nombre santo,
que se alegren los que buscan al Señor.

Recurrid al Señor y a su poder,
buscad continuamente su rostro.
Recordad las maravillas que hizo,
sus prodigios, las sentencias de su boca.

¡Estirpe de Abrahán, su siervo;
hijos de Jacob, su elegido!
El Señor es nuestro Dios,
él gobierna toda la tierra.
Se acuerda de su alianza eternamente,
de la palabra dada, por mil generaciones;

de la alianza sellada con Abrahám,
del juramento hecho a Isaac,
confirmado como ley para Jacob,
como alianza eterna para Israel:
«A ti te daré el país cananeo,
como lote de vuestra heredad.»

Cuando eran unos pocos mortales,
contados, y forasteros en el país,
cuando erraban de pueblo en pueblo,
de un reino a otra nación,
a nadie permitió que los molestase,
y por ellos castigó a reyes:
«No toquéis a mis ungidos,
no hagáis mal a mis profetas.»

***

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete

Quizá te interese también,

¿Cómo se bendice la Medalla de San Benito?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *