Imagen de la aparición de la Señora de Fátima

La historia del pecado iniciada por los padres continúa de generación en generación. Infidelidades, que ahora dicen a la ecología, que afectan a la tierra. El ser humano padece las consecuencias.
A pesar de todo ello, la última palabra la tiene Dios. Así termina el salmo, con un canto a Dios que vence todo mal con su misericordia.
Decreto: «Alabarte será nuestra gloria«.
Hermoso día, -con el recuerdo en el Baile o Danza del Sol en Fátima-, para pedir por la PAZ, haz clik aquí.

Salmo 105 C

No exterminaron a los pueblos
que el Señor les había mandado;
emparentaron con los gentiles,
imitaron sus costumbres;

Adoraron sus ídolos
y cayeron en sus lazos;
inmolaron a los demonios
sus hijos y sus hijas;

Derramaron la sangre inocente
y profanaron la tierra ensangrentándola;
se mancharon con sus acciones
y se prostituyeron con sus maldades.

La ira del Señor se encendió contra su pueblo,
y aborreció su heredad;
los entregó en manos de gentiles,
y sus adversarios los sometieron;
sus enemigos los tiranizaban
y los doblegaron bajo su poder.

Cuántas veces los libró;
mas ellos, obstinados en su actitud,
perecían por sus culpas;
pero él miró su angustia,
y escuchó sus gritos.

Recordando su pacto con ellos,
se arrepintió con inmensa misericordia;
hizo que movieran a compasión
a los que los habían deportado.

Sálvanos, Señor, Dios nuestro,
reúnenos de entre los gentiles:
daremos gracias a tu santo nombre,
y alabarte será nuestra gloria.

Fiesta de la Señora de Fátima, Tercer día de oración por la PAZ

Fátima: La Sabiduría del Corazón

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *