La naturaleza, las rocas, el agua, los montes…, parece que se vuelven personas cuando se miran con perspectiva mística. Sonríen, cantan, se alegran, saltan…
Todo es nuevo ante los ojos del enamorado de la vida.
Puedes repetir este mantra-jaculatoria en el día de hoy: Vivo con alegría en la presencia de Dios
Mañana es la fiesta del P. Pío de Pieltrecina, el fraile de los estigmas, para conocerlo mejor y hacer una oración haga clik aquí.
Feliz jornada, paz y bien.

SALMO 114-113 A

Cuando Israel salió de Egipto,
los hijos de Jacob de un pueblo balbuciente,
Judá fue su santuario,
Israel fue su dominio.

El mar, al verlos, huyó,
el Jordán se echó atrás;
los montes saltaron como carneros,
las colinas, como corderos.

¿Qué te pasa, mar, que huyes,
y a ti, Jordán, que te echas atrás?
¿Y a vosotros, montes, que saltáis como carneros,
colinas, que saltáis como corderos?

En presencia del Señor se estremece la tierra,
en presencia del Dios de Jacob;
que transforma las peñas en estanques,
el pedernal en manantiales de agua.

One thought on “Salmo 114 (113) I, cada día veintidós de septiembre, en su presencia

  1. No existe roca dura que Dios no pueda romper , no existe corazón que Dios no pueda ablandar , buenas noches y bendiciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *