Imagen de Ruth Dacunda

Había allí una mujer poseída de un espíritu, que la tenía enferma desde hacía dieciocho años. Estaba completamente encorvada y no podía enderezarse de ninguna manera. Jesús, al verla, la llamó y le dijo: «Mujer, estás curada de tu enfermedad»,
y le impuso las manos. Ella se enderezó en seguida y glorificaba a Dios.
+++
Cuando uno celebra levanta la copa y brinda. Pues bien, el salmista parece que tiene pocas circunstancias para celebrar, incluso cuando afirma: «¡qué desgraciado soy!».
A pesar de todo,  insiste en «alzaré la copa de la salvación…cumpliré mis votos».
¿Por qué, a pesar de todo, levanta la copa?…
Afirmación: «Rompiste mis cadenas».
Bendiciones, hasta mañana.

Salmo 115

Tenía fe, aun cuando dije:
» ¡Qué desgraciado soy!»
Yo decía en mi apuro:
«Los hombres son unos mentirosos.»

¿Cómo pagaré al Señor
todo el bien que me ha hecho?
Alzaré la copa de la salvación,
invocando su nombre.
Cumpliré al Señor mis votos
en presencia de todo el pueblo.

Vale mucho a los ojos Señor
la vida de sus fieles.
Señor, yo soy tu siervo,
siervo tuyo, hijo de tu esclava:
rompiste mis cadenas.

Te ofreceré un sacrificio de alabanza,
invocando tu nombre, Señor.
Cumpliré al Señor mis votos
en presencia de todo el pueblo,
en el atrio de la casa del Señor,
en medio de Ti. Jerusalén.

***

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete

Quizás te interese también,

Cuatro etapas para conocer a Dios

 

2 thoughts on “Salmo 115, rompiste mis cadenas, treinta de julio

  1. Porque a pesar de todo tenía Fe . Tengamos fe y levantemos la copa, solo por agradecer que somos hijos de Dios .

  2. Alzaré la copa de la salvación,
    invocando su nombre.
    Cumpliré al Señor mis votos
    en presencia de todo el pueblo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *