Amanece vista del río Paraná desde la Virgen Stella Maris, imagen de Adriana Virgilio

«Tomando Juan la palabra, dijo: «Maestro, hemos visto a uno que expulsaba demonios en tu nombre, y tratamos de impedírselo, porque no viene con nosotros.» Pero Jesús le dijo: «No se lo impidáis, pues el que no está contra vosotros, está por vosotros.»»
+++
Seguimos con el salmo y otra nueva estrofa 7+1. De nuevo, maravillosa la enseñanza.
Muéstrame, enséname, encamíname, inclina mi corazón…
Abre tu mente, abre tu corazón…., Dios te lleva de la mano e irás aprendiendo y viendo cosas que ni siquiera te hubieras podido imaginar.
Decreto: Reanímane en tu camino.
O también; Dame Vida.
Paz y bien, bendiciones, pasa un feliz día.

Salmo 118 V

H
M
uéstrame, Señor,
el camino de tus estatutos
y lo seguiré hasta el final.

Enséñame a cumplir tu voluntad
y a observarla de todo corazón.

Encamíname por la senda de tus mandatos,
porque en ella me deleito.

Inclina mi corazón hacia tus preceptos
y no a ganancias injustas.

No dejes que mis ojos se fijen en la mentira,
reanímame en tu camino.

Mantén a tu siervo la promesa
porque te reverencio de verdad.

Aleja el ultraje que me aterra;
pues tus mandamientos son buenos.

Mira cómo deseo tus decretos;
con tu justicia dame vida.

***

Quizás te interese también,

La religión como brújula

 

One thought on “salmo 118 H, reanímate, ocho de agoso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *