Río Paraná en la división de Argentina y Paraguay en Posadas, imagen de Rocío Abril Viveros

Entonces Jesús le dijo: Estad atentos porque no sabéis ni el día ni la hora.
+++
Grandes monstruos se pueden convertir en pequeñas piedras de tu camino. Depende de cómo los enfrentes.
Pequeñas piedras del camino se pueden convertir en grandes monstruos. Depende como los enfrentes.
Aprende del Salmo.
Cuando uno vive en la presencia de Dios, se siente muy pequeño, pero al mismo  tiempo, muy fuerte, porque está sostenido por su Presencia y estable, sin miedo.
 Mantra: «Soy pequeño«.
Feliz día, bendiciones

Salmo 118

S

Tú eres justo, Señor,
y recto en tus juicios.

Justamente prescribes preceptos,
sumamente estables.

Me consumo de celo
porque mis enemigos olvidan tus palabras.

Purísima es tu promesa,
y tu siervo la ama.

Soy pequeño y despreciable,
mas no olvido tus decretos.

Tu justicia es justicia eterna,
y tu ley es auténtica.

Aunque me alcancen
la angustia y la opresión,
tus mandatos son mi delicia.

Tus preceptos son justos por siempre;
instrúyeme y viviré.

***

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete

Quizás te interese también,

Oración del buen humor, Risoterapia el papa Francisco y Tomás Moro

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *