Córdoba- Argentina, foto Grace Montiel

Seguimos con el salmo más largo y con las siguientes ocho estrofas (7+1) que nos ayudan a seguir reflexionando y meditando.  Solo puede entender en profundidad la ley quien se da cuenta de las verdades fundamentales y las vive con plenitud. Para ello, es necesario y es el mantra- decreto- jaculatoria que te propongo para hoy: Abre mis ojos y contemplaré..
Feliz día.

 

SALMO 119 (118) G,

C  Cuida de tu servidor y viviré
para cumplir tu palabra.

Abre mis ojos y contemplaré
las maravillas de tu ley.

 Soy peregrino en la tierra:
no me ocultes tus mandatos.

Mi vida se consume deseando
siempre tus mandamientos.

Amonesta a los malditos soberbios
que se apartan de tus mandatos.

Retira de mí el insulto y el desprecio,
porque guardo tus preceptos.

Aunque los poderosos conspiren contra mí,
tu siervo medita tus órdenes.

También tus preceptos son mi delicia,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *