salmo119-meirino-gumersindoEn la Palabra está el aliento, el espíritu.
En las palabras que digas, las que salen de tu boca…, dicen bastante de ti, van cargadas con tu aliento, con tu espíritu. La Palabra de Dios es creadora. Tu palabra es aliento, crea ambientes, crea situaciones.
La Palabra (con mayúscula) es Sabiduría. De ella dice la Biblia: «Es más radiante que el sol y supera a todas las constelaciones; es más luminosa que la misma luz. Ya que la luz cede su lugar a la noche, pero contra la Sabiduría no prevalece el mal«.
Cuida tu palabra. Bendiciones, hasta mañana.

SALMO 119 (118) L

L     89Tu palabra, Señor, es eterna,
más estable que el cielo;
 90tu fidelidad, por generaciones,
afianzaste la tierra y está firme:

91por tu disposición se mantienen hasta hoy,
pues todo está a tu servicio.
92Si tu voluntad no fuera mi delicia,
habría perecido en mi aflicción.

93Jamás olvidaré tus decretos,
pues con ellos me vivificas.
94Tuyo soy, sálvame,
que busco tus normas.

95Me acechan los malvados para perderme,
pero yo medito tus preceptos.
96He visto límites en todo lo perfecto,
pero, ¡qué inmenso es tu mandato!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *