Geiser en Islandia, imagen de Pixabay

En aquel tiempo, levantando los ojos al cielo, oró Jesús diciendo: «No solo por ellos ruego, sino también por los que crean en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno, como tú, Padre, en mí, y yo en ti, que ellos también sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado.
+++
En estos días ha llegado a mis oídos una antigua canción colombiana -que viene como anillo al dedo para este salmo- que dice más o menos así: “Oye, abre los ojos, mira hacia arriba, disfruta las cosas buenas que tiene la vida…
Por eso te propongo para hoy esta jaculatoria, respetando el sentido profundo de la afirmación: «Levanto los ojos a los montes«.
o también: No permitirá que resbale tu pie.
Hasta mañana, bendiciones.
Recuerda que mañana es la fiesta de san Antonio de Padua,  clic aquí.

Salmo 120

Levanto mis ojos a los montes:
¿de dónde me vendrá el auxilio?
El auxilio me viene del Señor,
que hizo el cielo y la tierra.

No permitirá que resbale tu pie,
tu guardián no duerme;
no duerme ni reposa
el guardián de Israel.

El Señor te guarda a su sombra,
está a tu derecha;
de día el sol no te hará daño,
ni la luna de noche.

El Señor te guarda de todo mal,
él guarda tu alma;
el Señor guarda tus entradas y salidas,
ahora y por siempre.

***

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete

Quizás te interese también,

Via della Conciliazione. Reconciliación

2 thoughts on “Salmo 120, levanto los ojos, doce de junio

  1. La música, toca el alma, la esponja, o, en ocasiones hay músicas que la estrujan. Paz y bien.

  2. Hermoso salmo , y hermosa canción , me la hiciste recordar en un momento donde la música de ese estilo es mi mejor compañera !! Gracias ..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *