gumersindo meirino fernandezMuy interesante el salmo de hoy. «A ti levanto mis ojos…,»
¿Hacia dónde levantas los ojos, cada día?  ¿A qué expones tu alma, tu espíritu, cada día, sin ir más lejos, hoy?
El salmista, con fe, levanta los ojos al Cielo de donde le vendrá el auxilio. Los ojos, lo que ven, lo que miran, hacia dónde se dirigen…, dicen mucho de ti, en realidad, dicen todo de ti. Si alguna vez quieres conocer a alguien míralo a los ojos, si alguna vez quieres verte a ti mismo en lo profundo mírate en tus ojos… Quieres saber cómo eres fíjate qué miras ( en la tele por ejemplo), cómo miras a tu familia, tus compañeros etc. Eso sí, esto no lo olvides nunca, ¡Dios te mira con amor!
Hasta mañana feliz día. Bendiciones

SALMO 123-122

A ti levanto mis ojos,
a ti que habitas en el cielo.

Como están los ojos de los esclavos
fijos en las manos de sus señores,
como están los ojos de la esclava
fijos en las manos de su señora,
así están nuestros ojos
en el Señor, Dios nuestro,
esperando su misericordia.

Misericordia, Señor, misericordia,
que estamos saciados de desprecios;
nuestra alma está saciada
del sarcasmo de los satisfechos,
del desprecio de los orgullosos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *