Bayona
Bayona

En el salmo se presenta la figura del Mesías y la aparición del arca de la alianza. Los teólogos cristianos de los primeros siglos interpretan que  el Mesías, ese heredero de David, es Jesús y que el Arca de la Alianza, la verdadera morada del Ungido, del Cristo, en la que se encarnó Jesús, es María.
Un buen día para dar gracias a las mujeres y a nuestras madres, más allá de sus virtudes o defectos, por haber prestado su Arca, su mansión, para que nosotros aterrizáramos en el planeta tierra. Un buen día para agradecer por nuestro padre que puso su semilla en esa arca.
Sé agradecido con la vida. Yo lo soy, de una forma especial hoy, porque mi esposa María cumple años. Felicidades. Gracias.
Hasta mañana, feliz día, amigo-a

SALMO 132-131, II

El Señor ha jurado a David
una promesa que no retractará:
«A uno de tu linaje
pondré sobre tu trono.

Si tus hijos guardan mi alianza
y los mandatos que les enseño,
también tus hijos, por siempre,
se sentarán sobre tu trono».

Porque el Señor ha elegido a Sión,
ha deseado vivir en ella:
«Ésta es mi mansión por siempre,
aquí viviré, porque la deseo.

Bendeciré sus provisiones,
a sus pobres los saciaré de pan,
vestiré a sus sacerdotes de gala,
y sus fieles aclamarán con vítores.

Haré germinar el vigor de David,
enciendo una lámpara para mi Ungido.
A sus enemigos los vestiré de ignominia,
sobre él brillará mi diadema».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *