Quilmes- Buenos Aires, foto Cristina Borello

Seguimos con la promesa que Dios ha dado al rey David de fidelidad y de que mantendrá su trono a alguien de su descendencia.
«Guardar la alianza» es ser fiel a lo que cada ser humano lleva dentro de su corazón.
El ser humano a veces no cumple.
Dios siempre.
Jaculatoria- Mantra- Decreto: El Señor ha elegido a Sión, ha deseado vivir en ella.
Otra bella y simbólica: Enciendo una lámpara para mi Ungido.

Salmo 132 (131) II

El Señor ha jurado a David
una promesa que no retractará:
«a uno de tu linaje
pondré sobre tu trono.

Si tus hijos guardan mi alianza
y los mandamientos que les enseño,
también sus hijos, por siempre,
se sentarán sobre tu trono.»

Porque el Señor ha elegido a Sión,
ha deseado vivir en ella:
«Esta es mi mansión por siempre,
aquí viviré, porque la deseo.

Bendeciré sus provisiones,
a sus pobres los saciaré de pan;
vestiré a sus sacerdotes de gala,
y sus fieles aclamarán con vítores.

Haré germinar el vigor de David,
enciendo una lámpara para mi Ungido.
A sus enemigos los vestiré de ignominia,
sobre él brillará mi diadema.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *