Es costumbre colocar incienso en los lugares donde se ora, como se hace en las iglesias católicas o en otros templos. La oración es semejante al incienso que sube lentamente al cielo. Es la unión de la palabra, la intención y algo físico: el humo perfumado del incienso.
Te propongo repetir esta hermosa jaculatoria-mantra del salmo de hoy: «Señor suba mi oración como incienso a tu presencia».
Paz y bien, feliz día.

SALMO 141-140-I

Señor, te estoy llamando, ven de prisa,
escucha mi voz cuando te llamo.
Suba mi oración como incienso en tu presencia,
el alzar de mis manos como ofrenda de la tarde.

Coloca, Señor, una guardia en mi boca,
un centinela a la puerta de mis labios;
no dejes inclinarse mi corazón a la maldad,
a cometer crímenes y delitos;
ni que con los hombres malvados
participe en banquetes.

Que el justo me golpee, que el bueno me reprenda,
pero que el ungüento del impío no perfume mi cabeza;
yo seguiré rezando en sus desgracias.

Sus jefes cayeron despeñados,
aunque escucharon mis palabras amables;
como una piedra de molino, rota por tierra,
están esparcidos nuestros huesos a la boca de la tumba.

Señor, mis ojos están vueltos a ti,
en ti me refugio, no me dejes indefenso;
guárdame del lazo que me han tendido,
de la trampa de los malhechores.

[Caigan los impíos en sus propias redes,
mientras yo escapo libre.]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *