Holy Land, foto Paco Castro ofm

«Se acercaron a Jesús le despertaron diciendo: «¡Señor, sálvanos, que perecemos!» Les dijo: «¿Por qué tenéis miedo, hombres de poca fe?» Entonces se levantó, increpó a los vientos y al mar, y sobrevino una gran bonanza»
+++
Encontrar un refugio en un momento de tormentas fuertes o de vendavales … es muy importante.
La oración del corazón entero es refugio.
Hay una «oración refugio»,  –como me gusta llamarla– el  «Alma de Cristo…», que da paz, sensación de protección. Siempre puedes decir en tu corazón a Jesús: «Dentro de tus llagas escóndeme». Puedes leerla haciendo clik aquí.
Decreto: «Tú eres mi refugio y mi heredad en el país de la vida
Bendiciones, hasta mañana.

Salmo 141

A voz en grito clamo al Señor,
a voz en grito suplico al Señor;
desahogo ante él mis afanes,
expongo ante él mi angustia,
mientras me va faltando el aliento.

Pero tú conoces mis senderos,
y que en el camino por donde avanzo
me ha escondido una trampa.

Me vuelvo a la derecha y miro:
nadie me hace caso;
no tengo a donde huir,
nadie mira por mi vida.

A ti grito, Señor;
te digo: «Tú eres mi refugio
y mi heredad en el país de la vida.»

Atiende a mis clamores,
que estoy agotado;
líbrame de mis perseguidores,
que son más fuertes que yo.

Sácame de la prisión,
y daré gracias a tu nombre:
me rodearan los justos
cuando me devuelvan tu favor.

***

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete

Quizás te interese también,

No temerás los cambios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *