Imagen de Pixabay

Jesús dijo al paralítico: «A ti te digo, levántate, toma tu camilla y vete a tu casa.»
+++
Puedes escuchar haciendo clik o leer el salmo más abajo,

Todos anhelamos una justicia limpia, blanca como la que vamos a plantar en el jardín de nuestro corazón pero la única justicia así, es la Justicia Divina. Solo ella  es «justa», valga la redundancia, es verdadera, es real, es auténtica…, retribuye la pureza de las manos, la fidelidad a los preceptos de la naturaleza, la integridad…, es Lámpara que alumbra en las tinieblas.
La Justicia divina es la Compasión, la Misericordia.
Mantra: Señor (Adonai), tú eres mi lámpara, tú alumbras mis tinieblas.
o también…
El Señor retribuyó la pureza de mis manos.
Hasta mañana, bendiciones.

Salmo 17 III

El Señor retribuyó mi justicia,
retribuyó la pureza de mis manos,
porque seguí los caminos del Señor
y no me rebelé contra mi Dios;
porque tuve presentes sus mandamientos
y no me aparté de sus preceptos;

Le fui enteramente fiel,
guardándome de toda culpa;
el Señor retribuyó mi justicia,
la pureza de mis manos en su presencia.

Con el fiel, tú eres fiel;
con el íntegro, tú eres íntegro;
con el sincero, tú eres sincero;
con el astuto, tú eres sagaz.
Tú salvas al pueblo afligido
y humillas los ojos soberbios.

Señor, tú eres mi lámpara;
Dios mío, tú alumbras mis tinieblas.
Fiado en ti, me meto en la refriega;
fiado en mi Dios, asalto la muralla.

***

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete

Te puede interesar también,

Esto también pasará

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *