salmo 18 meirino gumersindoEl ser humano vive momentos emocionales fuertes, que provocan situaciones que mueven la existencia desde lo más profundo. Cualquier situación, por muy mala, terrible, escabrosa…., más fuerte que ella es Dios…, que «desde el Cielo alarga la mano y te sostiene«.
Puedes decir hoy con la voz y el corazón esta jaculatoria-mantra: «Oh Dios alarga tu mano e indícame el camino a seguir«.
Paz y bien. Bendiciones

Salmo 18- 17 II

Entonces tembló y retembló la tierra,
vacilaron los cimientos de los montes,
sacudidos por su cólera;
de su rostro se alzaba una humareda,
de su boca un fuego voraz,
y lanzaba carbones ardiendo.

Inclinó el cielo y bajó
con nubarrones debajo de sus pies;
volaba sobre un querubín
cerniéndose sobre las alas del viento,
envuelto en un manto de oscuridad:

como un toldo, lo rodeaban
oscuro aguacero y nubes espesas;
al fulgor de su presencia, las nubes
se deshicieron en granizo y centellas;

y el Señor tronaba desde el cielo,
el Altísimo hacía oír su voz:
disparando sus saetas, los dispersaba,
y sus continuos relámpagos los enloquecían.

El fondo del mar apareció,
y se vieron los cimientos del orbe,
cuando tú, Señor, lanzaste el fragor de tu voz,
al soplo de tu ira.

Desde el cielo alargó la mano y me sostuvo,
me sacó de las aguas caudalosas,
me libró de un enemigo poderoso,
de adversarios más fuertes que yo.

Me acosaban el día funesto,
pero el Señor fue mi apoyo:
me sacó a un lugar espacioso,
me libró porque me amaba.

One thought on “Salmo 18 (17) II, cada día nueve de junio, Dios alarga su mano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *