Ver más allá de la formas, de lo material, de lo mundano para elevarse y mirar la realidad en perspectiva y también, para dar a cada uno lo suyo. A Dios lo que es de Dios, a lo material lo que es material, ya lo dijo Jesús cuando le hablaron de los impuestos abusivos de los romanos, “a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César”.
¡Qué hermoso el decreto-mantra-jaculatoria de hoy: “ Señor, Tú eres mi lámpara, Tú alumbras mis tinieblas”.
Hasta mañana, paz y bien. Bendiciones.

Salmo 18-17 III

El Señor retribuyó mi justicia,
retribuyó la pureza de mis manos,
porque seguí los caminos del Señor
y no me rebelé contra mi Dios;
porque tuve presentes sus mandamientos
y no me aparté de sus preceptos;

Le fui enteramente fiel,
guardándome de toda culpa;
el Señor retribuyó mi justicia,
la pureza de mis manos en su presencia.

Con el fiel, tú eres fiel;
con el íntegro, tú eres íntegro;
con el sincero, tú eres sincero;
con el astuto, tú eres sagaz.

Tú salvas al pueblo afligido
y humillas los ojos soberbios.

Señor, tú eres mi lámpara;
Dios mío, tú alumbras mis tinieblas.
Fiado en ti, me meto en la refriega;
fiado en mi Dios, asalto la muralla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *