La luna desde Corrientes (Ar), imagen de Ruth Dacunda

Jesús les respondió: «No estoy solo, porque el Padre está conmigo.
+++
Escúchalo o léelo


+++
A  nivel espiritual, para el salmista la Ley y la Palabra de Yhavé, eran como el Sol, que iluminan la vida del pueblo peregrino. Si en la primera parte Dios se manifestaba en el Sol, en esta segunda parte del Salmo Dios se manifiesta en su Palabra, que incluso en la Thora, la Ley de Yhavé llega a describirse como «clara y que da luz a los ojos«.
Hermosa jaculatoria para repetir hoy:
«La instrucción del Señor (Adonai) da luz a los ojos«.
Paz y Bien. Bendiciones.
Hoy se celebra el día de Santo Tomás de Aquino, patrono de los teólogos, quieres conocer más, haz clic AQUÍ

Salmo 18 II

La ley del Señor es perfecta:
devuelve el aliento;
el precepto del Señor es verdadero:
da sabiduría al ignorante;

Los mandatos del Señor son rectos:
alegran el corazón;
la instrucción del Señor es clara:
da luz a los ojos;

El respeto del Señor es puro:
dura para siempre;
los mandamientos del Señor son verdaderos:
justos sin excepción;

Son más valiosos que el oro,
que el metal más fino;
son más dulces que la miel que destila un panal.

Aunque tu servidor se alumbra con ellos
y guardarlos trae gran recompensa,
¿quién se da cuenta de sus propios errores?

Purifícame de culpas ocultas;
del orgullo protege a tu servidor,
para que no me domine.

Entonces seré irreprochable
e inocente de grave pecado.
Que te agraden las palabras de mi boca,
que te plazca el susurro de mi corazón,

¡Señor, Roca mía, Redentor mío!

***

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete

Te puede interesar también,

Las señales que dan los ángeles

Tomás de Aquino, el teólogo, 28 de enero

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *