Padre hoy me he levantado cansada, un poco triste y muy desilusionada. Me preguntará el porqué. Pues por varios motivos. Primero porque no sabía por donde empezar el múltiple trabajo que se me había acumulado. En segundo porque vino a mi mente la escena de la noche anterior con uno de mis hijos que me hizo discutir con mi esposo, y, lo más grave de todo es que sentía una profunda desilusión por la forma en que se había comportado mi marido, porque era un tema que habíamos hablado muchas veces.
Así era el ambiente cuando me acordé de los consejos de que tenía que rezar al empezar el trabajo y cuando me viniesen tormentas negras a mi mente. Tomé el libro de los salmos y leí uno de ellos que decía, “El Señor es mi pastor…” hasta tres veces y…, ¿lo podrá creer? empecé a sentirme mejor. Me cambió el humor, llamé a mi marido y le conté un chiste, todo cambió en mi mente, en mi cuerpo … sonreí y empecé a trabajar con otros aires y con una idea fija en mi mente, “Dios repara mis fuerzas…, nada ni nadie me robará la alegría ni el optimismo”.
Este salmo, sencillamente, es una delicia para el espíritu. Endulza el corazón. Airea tu mente. Reverdece tu pensamiento. Descansa tu cuerpo.
Hoy es fiesta de los Santos Inocentes Mártires.
Puedes decir este decreto-mantra-jaculatoria: «Nada me falta«.

Que el Señor te llene tus manos de abundancia.

SALMO 23 (22)

El Señor es mi pastor,
nada me puede faltar.

Él me hace descansar en verdes praderas,
me conduce a las aguas tranquilas
y repara mis fuerzas;
me guía por el recto sendero,
por amor de su Nombre.

Aunque cruce por oscuras quebradas,
no temeré ningún mal,
porque tú estás conmigo:
tu vara y tu bastón me infunden confianza.

Tú preparas ante mí una mesa,
frente a mis enemigos;
unges con óleo mi cabeza
y mi copa rebosa.

Tu bondad y tu gracia me acompañan
a lo largo de mi vida;
y habitaré en la Casa del Señor,
por muy largo tiempo.

2 thoughts on “Salmo 23 (22), veintiocho de diciembre, nada me falta

  1. Hermoso y real testimonio. Algo semejante sienten decenas de personas con este salmo o con otros semejantes. Gracias por compartirlo Karina.

  2. Lo considero el salmo del milagro , el salmo de la paz , cuando voy repitiendo cada una de sus palabras , voy vaciando mi cuerpo de tensiones , de oscuridad y va quedando vacío y limpio .. es mi compañero de momentos oscuros .. gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *