salmo 27 26 gumersindo meirinoHermoso salmo para recitar en muchos momentos de tu existencia. Si descubres quién creó el universo, quién lo gobierna, quién lo guía…, entonces fiado en el que te envía, aunque un ejercito acampe contra ti, tu corazón no temerá…. Si tienes fe tu corazón es el Sagrario de tu encuentro con Dios, no tiembla. Y desde ahí puedes decir, y esa es la jaculatoria-mantra que te propongo para este día, «El Señor es mi luz y mi salvación«.
Buena jornada, bendiciones.

SALMO 27-26 I

El Señor es mi luz y mi salvación,
¿a quién temeré?,
El Señor es la defensa de mi vida,
¿quién me hará temblar?,

Cuando me asaltan los malvados
para devorar mi carne,
ellos, enemigos y adversarios,
tropiezan y caen.

Si un ejército acampa contra mí,
mi corazón no tiembla;
si me declaran la guerra,
me siento tranquilo.

Una cosa pido al Señor,
eso buscaré:
habitar en la casa del Señor
por los días de mi vida;
gozar de la dulzura del Señor,
contemplando su templo.

Él me protegerá en su tienda
el día del peligro;
me esconderá en lo escondido de su morada,
me alzará sobre la roca;

y así levantaré la cabeza
sobre el enemigo que me cerca;
en su tienda sacrificaré
sacrificios de aclamación:
cantaré y tocaré para el Señor.

One thought on “Salmo 27 (26) I, cada día veinte de junio, luz y defensa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *