Imagen Dana Verellén

En esta parte el salmista entona un cántico gozoso, en honor de la bondad de Dios.
Aunque en alguna ocasión pudo haber albergado algún tipo de dudas, ahora descubre, con certeza, que Dios escucha y atiende.…
Los caminos de Dios son variopintos pero al final siempre gana la fidelidad y el Amor de Dios, por eso del poeta brota un canto de alabanza y admiración.
Mantra- Decreto- Jaculatoria: Sed fuertes y valientes de corazón los que esperáis en el Señor.
Hoy es fiesta de santa Mónica, la madre de Agustín de Hipona, los dos unidos en su existencia, unidos en la fiesta en días sucesivos.

Salmo 30 C

¡Qué bondad tan grande, Señor,
reservas para tus fieles,
y concedes a los que a ti se acogen
a la vista de todos!

En el asilo de tu presencia los escondes
de las conjuras humanas;
los ocultas en tu tabernáculo,
frente a las lenguas pendencieras.

Bendito el Señor, que ha hecho por mí
prodigios de misericordia
en la ciudad amurallada.

Yo decía en mi ansiedad:
«Me has arrojado de tu vista»;
pero tú escuchaste mi voz suplicante
cuando yo te gritaba.

Amad al Señor, fieles suyos;
el Señor guarda a sus leales,
y a los soberbios les paga con creces.

Sed fuertes y valientes de corazón
los que esperáis en el Señor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *