Lugano lago
Lugano lago

Otro salmo de lucha contra los enemigos. En esta primera parte, hay muchos aspectos, fuertes, duros. Te recomiendo que cuando pases estas circunstancias o parecidas, o en cualquiera, tengas en cuenta lo que el salmista recomienda dos veces: ¡No te enojes! Nunca hay motivo suficiente para enojarse. No lo olvides, encomienda tu camino a Dios y no te enojes. Bendiciones, hasta mañana. Hoy es la fiesta de la Virgen de Guadalupe, saludos a todos los mexicanos y devotos de Ella…  Seguir leyendo 

Salmo 37 (36) I

A     No te enojes por causa de los malvados,
no envidies a los que cometen injusticias,
porque pronto se secarán como hierba
y como césped verde se marchitarán.

B     Confía en el Señor y haz el bien,
habita en la tierra y sáciate de sus riquezas;
deléitate en el Señor
y cumplirá lo que pide tu corazón.

G     Encomienda al Señor tu camino,
confía en él, y él actuará:
Hará brillar tu justicia como la aurora,
tu derecho como el mediodía.

D     Descansa en el Señor y espera en él;
no te irrites por el que triunfa,
por el hombre que urde intrigas.

H     Refrena la ira, reprime el furor,
no te enojes, que será peor;
porque los malvados serán exterminados,
mas los que esperan en el Señor
poseerán la tierra.

W    Espera un momento: ya no está el malvado,
fíjate en su sitio: ¡ya no está!
Pero los humildes poseerán la tierra
disfrutarán de abundante prosperidad.

Z     El malvado maquina contra el honrado
y rechina sus dientes contra él;
pero el Señor se ríe de él
porque ve que le llega su día.

H     Los malvados desenvainan la espada
y tensan su arco,
para abatir al pobre y al humilde,
para asesinar a los hombres rectos:
pero su espada les atravesará el corazón,
sus arcos se quebrarán.

T     Más vale la pobreza del honrado
que la opulencia del malvado poderoso;
porque los brazos de los malvados
se quebrarán,
mientras que el Señor sostiene a los honrados.

Y     El Señor se ocupa de la vida de los buenos:
Su herencia durará para siempre.
No se marchitarán en tiempo de sequía,
en días de penuria se hartarán.

K     Pero los malvados perecerán,
los enemigos del Señor
como llama de un pastizal se extinguirán,
como el humo se desvanecerán.

One thought on “Salmo 37 (36) I, cada día doce de diciembre, no te enojes

  1. Entiendo que la fé mueve montañas y que es el camino como dice el salmo para no enojarse. Sin embargo no puedo dejar de pensar que, somos seres humanos y que el enojo como emoción a veces nos sobrepasa, comprendo que son en estos momentos donde debemos prestar atención y orar para que no quedar envueltos en la ira, pero como lo dije antes somos humanos y aprender a fuerza de errores está en nuestra naturaleza. Compatibilizar nuestra fé junto con nuestras emociones, es el desafío a seguir que nos propone el salmo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *