imagen deoao.org, niña de la India

El ser humano se siente desvalido, necesitado. Como ser finito se siente superado por muchas realidades.
El salmista, a pesar de haber manifestado en la primera parte (el salmo que leímos ayer) su confianza en Adonai (el Señor), a veces se desalienta, ante ciertas circunstancias que le superan, e insiste en que necesita de Dios para salir adelante.
Afirmación: Adonai (el Señor)  cuida de mí.
Léelo o escúchalo:

Paz y Alegría.

Salmo 39 B

He proclamado tu salvación
ante la gran asamblea;
no he cerrado los labios:
Señor, tú lo sabes.

No me he guardado en el pecho tu defensa,
he contado tu fidelidad y tu salvación,
no he negado tu misericordia y tu lealtad
ante la gran asamblea.

Tú, Señor, no me cierres tus entrañas,
que tu misericordia y tu lealtad
me guarden siempre,
porque me cercan desgracias sin cuento.

Se me echan encima mis culpas,
y no puedo huir;
son más que los pelos de mi cabeza,
y me falta el valor.

Señor, dígnate librarme;
Señor, date prisa en socorrerme.

Alégrense y gocen contigo
todos los que te buscan;
digan siempre: «Grande es el Señor»
los que desean tu salvación.

Yo soy pobre y desgraciado,
pero el Señor  cuida de mí;
tú eres mi auxilio y mi liberación:
Dios mío, no tardes.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

La compasión budista y la misericordia cristiana. Convergencia Esencial

One thought on “Salmo 39 B, no cierres tus entrañas, cuatro de marzo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *