salmos sindo meirinoLo que nos causa la angustia es, resumiendo bastante, alejarnos de Dios. Retomar el camino de la alegría es acercarnos de nuevo a Dios. Es nuestra esencia: vivir en el corazón de Dios, que es paz, alegría, armonía…
Pero al mismo tiempo todos pasamos por pruebas, obstáculos, dificultades…., nada de eso importa si tu corazón siente la cercanía de Dios porque, como dice el salmo, «envía la luz y la verdad que te guían al monte santo». Dios alegra tu corazón joven, que no tiene nada que ver con la edad del cuerpo físico.
No la pierdas,  no la pierdas, la alegría del corazón joven por nada del mundo.
Pasa un día en la alegría. Hasta mañana.

SALMO 43-42

Hazme justicia, oh Dios, defiende mi causa
contra gente sin piedad,
sálvame del hombre traidor y malvado.

Tú eres mi Dios y protector,
¿por qué me rechazas?,
¿por qué voy andando sombrío,
hostigado por mi enemigo?

Envía tu luz y tu verdad:
que ellas me guíen
y me conduzcan hasta tu monte santo,
hasta tu morada.

Que yo me acerque al altar de Dios,
al Dios de mi alegría;
que te dé gracias al son de la cítara,
Dios, Dios mío.

¿Por qué te acongojas, alma mía,
por qué te me turbas?
Espera en Dios, que volverás a alabarlo:
«Salud de mi rostro, Dios mío».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *