Puerto Valle, Ituzaingó Ctes, imagen de Carlos Viteleschi

El amor nupcial entre la princesa y el Rey es auténtico, los dos se aman tanto que quieren tener su lugar de intimidad, de relación, de compañía mutua …
El ambiente de la primera parte era magnífico: Alegría, Belleza, Música, Aromas, Regalos…, la joven princesa destaca por su esplendor…,  la recompensa será  fructífero, con numerosos hijos…
Pero la princesa ha de dejar atrás todo, la casa paterna…,no puede volver la vista al pasado…,  ¡Adiós pasado!
La relación de Amor, (auténtica) es siempre grata y realmente Bella.
Decreto: Olvida tu pueblo y la casa paterna: prendado está el rey de tu belleza.
Léelo- escúchalo:

Salmo 44 B

Escucha, hija, mira: inclina el oído,
olvida tu pueblo y la casa paterna:
prendado está el rey de tu belleza,
póstrate ante él, que él es tu señor.
La ciudad de Tiro viene con regalos,
los pueblos más ricos buscan tu favor.

Ya entra la princesa, bellísima,
vestida de perlas y brocado;
la llevan ante el rey, con séquito de vírgenes,
la siguen sus compañeras:
las traen entre alegría y algazara,
van entrando en el palacio real.

«A cambio de tus padres tendrás hijos,
que nombrarás príncipes por toda la tierra.»

Quiero hacer memorable tu nombre
por generaciones y generaciones,
y los pueblos te alabarán
por los siglos de los siglos.

***

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

También te puede interesar,

El equilibrio de la Belleza

Cuesta arriba y cuesta abajo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *