Alto do Cebreiro, imagen Paco Castro ofm

El salmo muestra en qué termina la ilusión de las riquezas.
Vivir en la opulencia y en la riqueza no garantiza la felicidad y la plenitud humana. Todos sabios y necios, ricos y pobres …, tienen un mismo final.
¿Qué supone eso para ti?
¿Te ayuda a reflexionar y a actual de algún modo concreto en el día a día?
Jaculatoria- Decreto- Mantra: Mi boca hablará sabiamente y serán muy sensatas mis reflexiones.
Séptimo día de la novena los tres arcángeles Miguel, Rafael, Gabriel. o a alguno de ellos, Pulsa aquí.
Hoy es fiesta de los santos médicos, Cosme y Damián, haz clik aquí.
Hasta mañana. Bendiciones.

Salmo 48 A

Oíd esto, todas las naciones,
escuchadlo, habitantes del orbe:
plebeyos y nobles, ricos y pobres;

mi boca hablará sabiamente,
y serán muy sensatas mis reflexiones;
prestaré oído al proverbio
y propondré mi problema al son de la cítara.

¿Por qué habré de temer los días aciagos,
cuando me cerquen y me acechen los malvados,
que confían en su opulencia
y se jactan de sus inmensas riquezas,
si nadie puede salvarse
ni dar a Dios un rescate?

Es tan caro el rescate de la vida,
que nunca les bastará
para vivir perpetuamente
sin bajar a la fosa.

Mirad : los sabios mueren,
lo mismo que perecen los ignorantes y necios,
y legan sus riquezas a extraños.

El sepulcro es su morada perpetua
y su casa de edad en edad,
aunque hayan dado nombre a países.

El hombre no perdura en la opulencia,
sino que perece como los animales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *