Salmo 58 gumersindo meiriño
Imagen de archivo deoao.org

Jesús concluyó: «El que persevere hasta el fin, ése se salvará.»
+++
Recorremos con este salmo distintos caminos del mal. Desde las desgracias externas, hasta los tormentos interiores, pasando por la traición del amigo, que evoca inmediatamente, a la traición de Judas a Jesús. Incluso parece que el salmista define los hoy conocidos como “ataques de pánico”, de forma perfecta.
A pesar de ello el salmista deja un espacio a la esperanza, a través de la oración, invocando a Dios.
Hoy se insiste en los «enemigos externos», analiza bien y verás que situación semejante a la que podemos tener hoy ante los momentos que vivimos en la actualidad.
mantra: “Atiéndeme Respóndeme”. o también No te cierres a mi súplica.
Hasta mañana paz y bien. Bendiciones

Lee Escucha:

Salmo 54 A

Dios mío, escucha mi oración,
no te cierres a mi súplica;
hazme caso y respóndeme,
me agitan mis ansiedades.

Me turba la voz del enemigo,
los gritos del malvado:
descargan sobre mí calamidades
y me atacan con furia.

Se estremece mi corazón,
me sobrecoge un pavor mortal,
me asalta el temor y el terror,
me cubre el espanto,

y pienso: «¡Quién me diera alas de paloma
para volar y posarme!
Emigraría lejos,
habitaría en el desierto,

me pondría en seguida a salvo de la tormenta,
del huracán que devora, Señor;
del torrente de sus lenguas.»

Violencia y discordia veo en la ciudad:
día y noche hacen la ronda
sobre las murallas;

en tu recinto, crimen e injusticia;
dentro de ella, calamidades;
no se apartan de su plaza
la crueldad y el engaño.

***

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

También te puede interesar,

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *