Imagen deoao.org

Este salmo deja un poso confianza. En primer lugar advierte seriamente que los violentos, los mentirosos y los que confían en el dinero, es decir, el robo, la riqueza, la mentira… . Los seres humanos, sean plebeyos o nobles, son menos que un soplo. El poder es de Dios. Sólo Él es roca, alcázar y fortaleza, en el que se puede cimentar la existencia el hombre. He ahí el dilema: apoyarse y confiar en las riquezas o en Dios. ¿En quién confía tu corazón?.
Hermoso día, con el recuerdo en el Baile o Danza del Sol en Fátima para pedir por la PAZ, haz clik aquí.
Jaculatoria- Mantra- Decreto: Desahogad ante él vuestro corazón.

Salmo 61
La paz en Dios

Sólo en Dios descansa mi alma,
porque de El viene mi salvación;
sólo El es mi roca y mi salvación,
mi alcázar: no vacilaré.

¿Hasta cuando arremeteréis contra un hombre
todos juntos, para derribarlo
como a una pared que cede
o a una tapia ruinosa?

Sólo piensan en derribarme de mi altura,
y se complacen en la mentira:
con la boca bendicen,
con el corazón maldicen.

Descansa sólo en Dios, alma mía,
porque El es mi esperanza;
sólo él es mi roca y mi salvación,
mi alcázar: no vacilaré.

De Dios viene mi salvación y mi gloria,
él es mi roca firme,
Dios es mi refugio.

Pueblo suyo, confiad en él,
desahogad ante él vuestro corazón,
que Dios es nuestro refugio.

Los hombres no son más que un soplo,
los nobles son apariencia:
todos juntos en la balanza subirían
mas leves que un soplo.

No confiéis en la opresión,
no pongáis ilusiones en el robo;
y aunque crezcan vuestras riquezas,
no les deis el corazón.

Dios ha dicho una cosa,
y dos cosas que he escuchado:

«Que Dios tiene el poder
y el Señor tiene la gracia;
que tú pagas a cada uno
según sus obras».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.