Imagen de Fray Francisco X. Castro Miramontes dede O Alto do Cebreiro

Jesús dijo a la multitud y a sus discípulos: «Los escribas y fariseos ocupan la cátedra de Moisés; haced y cumplid todo lo que ellos os digan, pero no os guiéis por sus obras, porque no hacen lo que dicen«. +++ Aún «con el agua al cuello», el salmista reconoce que  Dios es fiel, que tiene inmensa ternura y amor, que no puede permanecer indiferente ante tanta maldad. El salmista pide que Dios actúe contra los malvados enviado doce improperios, hasta borrarlos del libro de la vida. Dios escucha, veremos la respuesta que nos ofrece el salmista ante Dios que escucha Afirmación: Acércate a mí, rescátame. o para lo que estamos viviendo: Estoy en peligro, respóndeme en seguida. Paz y Alegría, feliz jornada. +++ Es grandioso…, no puedo dejar de contártelo, hoy a la mañana me comuniqué con mi amiga Eileen (ya te hablé de ella en varias ocasiones, si quieren leer su libro y el mensaje de hoy, haz clic AQUÍ) que me decía: NO RESISTAS EL MAL, SINO QUE VÉNCELO CON EL BIEN)

Salmo 68 B

Pero mi oración se dirige a ti, Dios mío, el día de tu favor; que me escuche tu gran bondad, que tu fidelidad me ayude: Arráncame del cieno, que no me hunda; líbrame de los que me aborrecen, y de las aguas sin fondo. Que no me arrastre la corriente, que no me trague el torbellino, que no se cierre la poza sobre mí. Respóndeme, Señor, con la bondad de tu gracia, por tu gran compasión vuélvete hacia mí; no escondas tu rostro a tu siervo: estoy en peligro, respóndeme en seguida. Acércate a mí, rescátame, líbrame de mis enemigos: estás viendo mi afrenta, mi vergüenza y mi deshonra; a tu vista está los que me acosan.

La afrenta me destroza el corazón, y desfallezco. Espero compasión, y no la hay; consoladores, y no los encuentro. En mi comida me echaron hiel, para mi sed me dieron vinagre. *** También te puede interesar,

Flexibles y conscientes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *