Luján- Cuyo, imagen de Nely Gómez

La persona mala tiene en este salmo un retrato espectacular: sin penalidades, sin fatigas, orgullosos y violentos, presuntuosos y opresores, rebosantes de felicidad, se burlan de los hombres e incluso de Dios; arrastran tras de sí a otros, despreocupados y acumulan riquezas.
Y de ahí nace el dilema, por una parte: ¿por qué esforzarse en ser bueno? pero por otra si uno se comporta como ellos traiciona a sus hermanos…
El salmista se eleva y enfoca la situación con miras altas: entrando el misterio de Dios y… «comprendió».
Decreto- Mantra- Jaculatoria: Entré en el misterio de Dios y comprendí…
Paz y bien. Feliz jornada.

Salmo 72 B

Entonces, ¿para qué he limpiado yo mi corazón
y he lavado en la inocencia mis manos?
¿Para qué aguanto yo todo el día
y me corrijo cada mañana?

Si yo dijera: «Voy a hablar como ellos»,
renegaría de la estirpe de tus hijos.

Meditaba yo para entenderlo,
pero me resultaba muy difícil;
hasta que entré en el misterio de Dios,
y comprendí el destino de ellos.

Es verdad: los pones en el resbaladero,
los precipitas en la ruina;
en un momento causan horror,
y acaban consumidos de espanto.

Como un sueño al despertar, Señor,
al despertarte desprecias sus sombras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *