En la lucha entre el bien y el mal; bondad y maldad; verdad y mentira…, que se da en el interior de cada ser humano, a veces, nos da la impresión de que estamos abandonados, desorientados, perdidos ….
El salmista recuerda que esas mismas realidades ya las pasó el pueblo de Israel más veces y cómo salió de ellas:
Decreto: «Oh Dios tú eres mi Rey desde antiguo, autor de victorias…»
Hasta mañana, bendiciones.
¿Qué sientes al orar con el bello poema del  UNOx100 ? Si quieres continuar con él,  haz clic AQUÍ.

Salmo 73 A

¿Por qué, oh Dios,
nos tienes abandonados para siempre
y humea tu cólera
contra las ovejas de tu rebaño?
Acuérdate del pueblo que adquiriste
antiguamente,
que rescataste como tribu de tu propiedad
del monte Sión donde habitabas.
Levanta a tu pueblo de la ruina total,
el enemigo ha destrozado el santuario.
R
ugían tus adversarios en medio de tu asamblea,
colocaban como señal sus estandartes;
se asemejaban a quien se abre paso
a hachazos en la espesa arboleda;
todos juntos derribaron las puertas,
las abatieron con hachas y mazas;
prendieron fuego a tu santuario,
asolaron y profanaron
la morada de tu Nombre.
Dijeron: ¡Quememos, junto a tu linaje,
los templos de Dios en el país!
Ya no vemos nuestros estandartes,
ni tenemos un profeta,
ninguno de nosotros sabe hasta cuándo.
¿Hasta cuándo, oh Dios, te insultará el enemigo
y el adversario despreciará
sin cesar tu Nombre?
¿Por qué retiras tu mano izquierda
y tienes la derecha escondida en el seno?
Mas tú, oh Dios, eres mi rey desde antiguo,
autor de victorias en medio de la tierra.

 

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *