Paso de la Patria, imagen de Carlos Vitileschi

Si los padres del pueblo de Israel no confiaron en Dios -como veíamos ayer-, el salmista les pide que recuerden y no repitan la historia.
Pero ellos de nuevo tientan a Yahvé, repiten la historia.
Fueron incapaces de ver la mano de Yhavé actuando con Generosidad y Amor hasta llenarlo de ira (una forma de expresar del Antiguo Testamento).
Y…, a ti qué te parece…, ¿se repite la historia hoy?
Hay dos tipos de personas: los que Aprenden y los que NO Aprenden.
Tú Aprende de tu historia y –en aquello que te ha ido mal– no la repitas.
Jaculatoria-: «El hombre comió pan de ángeles«,  o también «les mandó provisiones hasta la hartura«.
Paz y Alegría.  Hasta mañana.
Te has preguntado alguna vez por qué Dios es «tan malo» en los salmos y castiga a los enemigos de Israel. Te puede ayudar a entenderlo este artículo, haz clic AQUÍ

Salmo 77 B

Pero ellos volvieron a pecar contra él,
y en el desierto se rebelaron contra el Altísimo:
tentaron a Dios en sus corazones,
pidiendo una comida a su gusto;

hablaron contra Dios:
«¿podrá Dios preparar
una mesa en el desierto?

Él hirió la roca, brotó agua
y desbordaron los torrentes;
pero ¿podrá también darnos pan,
proveer de carne a su pueblo?»

Lo oyó el Señor, y se indignó;
un fuego se encendió contra Jacob,
hervía su cólera contra Israel,
porque no tenían fe en Dios
ni confiaban en su auxilio.

Pero dio orden a las altas nubes,
abrió las compuertas del cielo:
hizo llover sobre ellos maná,
les dio un trigo celeste;
y el hombre comió pan de ángeles,
les mandó provisiones hasta la hartura.

Hizo soplar desde el cielo el levante,
y dirigió con su fuerza el viento sur;
hizo llover carne como una polvareda,
y volátiles como arena del mar;
los hizo caer en mitad del campamento,
alrededor de sus tiendas.

Ellos comieron y se hartaron,
así satisfizo su avidez;
pero con la avidez recién saciada,
con la comida aún en la boca,
la ira de Dios hirvió contra ellos:
mató a los más robustos,
doblegó a la flor de Israel.

También te puede interesar,

La fuerza de los Salmos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *