rut dacunda salmosEn el ambiente en el que se mueve el salmista de hoy es sumamente importante la fidelidad. Ser fiel a la palabra, a las promesas…, algo que hoy en día tiene cada vez menos relevancia. Fíjate en que te comprometes, en lo que das tu palabra, ¿te acostumbras a cumplir con tus responsabilidades? ¿las tienes en cuenta?
Fidelidad es la palabra clave de la relación de Dios y el rey David. ¡Cumple, como David, tus pactos con Dios, no los olvides, sé fiel!
Ser fiel, no es algo anticuado, forma parte de tener o no paz en el corazón.
Hasta mañana bendiciones

Salmo 89 (88) II

Una vez hablaste en una visión,
y le dijiste a tu pueblo fiel:
«Le he brindado mi ayuda a un valiente;
al mejor hombre del pueblo lo he exaltado.

He encontrado a David, mi siervo,
y lo he ungido con mi aceite santo.
Mi mano siempre lo sostendrá;
mi brazo lo fortalecerá.

Ningún enemigo lo someterá a tributo;
ningún inicuo lo oprimirá.
Aplastaré a quienes se le enfrenten
y derribaré a quienes lo aborrezcan.

La fidelidad de mi amor lo acompañará,
y por mi nombre será exaltada su fuerza.
Le daré poder sobre el mar
y dominio sobre los ríos.

Él me dirá: “Tú eres mi Padre,
mi Dios, la roca de mi salvación”.
Yo le daré los derechos de primogenitura,
la primacía sobre los reyes de la tierra.

Mi amor por él será siempre constante,
y mi pacto con él se mantendrá fiel.
Afirmaré su dinastía y su trono
para siempre, mientras el cielo exista.

Pero, si sus hijos se apartan de mi ley
y no viven según mis decretos,
si violan mis estatutos
y no observan mis mandamientos,

con vara castigaré sus transgresiones
y con azotes su iniquidad.
Con todo, jamás le negaré mi amor,
ni mi fidelidad le faltará.

No violaré mi pacto
ni me retractaré de mis palabras.
Una sola vez he jurado por mi santidad,
y no voy a mentirle a David:
 

Su descendencia vivirá por siempre;
su trono durará como el sol en mi presencia.
Como la luna, fiel testigo en el cielo,
será establecido para siempre». 

 Pero tú has desechado, has rechazado a tu ungido;
te has enfurecido contra él en gran manera.
Has revocado el pacto con tu siervo;
has arrastrado por los suelos su corona. 

Has derribado todas sus murallas
y dejado en ruinas sus fortalezas.
Todos los que pasan lo saquean;
¡es motivo de burla para sus vecinos!
 

Has exaltado el poder de sus adversarios
y llenado de gozo a sus enemigos.
Le has quitado el filo a su espada,
y no lo has apoyado en la batalla.

Has puesto fin a su esplendor
al derribar por tierra su trono.
Has acortado los días de su juventud;
lo has cubierto con un manto de vergüenza.

¿Hasta cuándo, Señor, te seguirás escondiendo?
¿Va a arder tu ira para siempre, como el fuego?
¡Recuerda cuán efímera es mi vida!
Al fin y al cabo, ¿para qué creaste a los mortales?

¿Quién hay que viva y no muera jamás,
o que pueda escapar del poder del sepulcro?
¿Dónde está, Señor, tu amor de antaño,
que en tu fidelidad juraste a David?

Recuerda, Señor, que se burlan de tus siervos;
que llevo en mi pecho los insultos de muchos pueblos.
Tus enemigos, Señor, nos ultrajan;
a cada paso ofenden a tu ungido.

¡Bendito sea el Señor por siempre!
Amén y amén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *