Salmo 38 A, dame a conocer mi fin, veinte de febrero

Todos se quedaron extrañados. Inmediatamente a Zacarías se le soltó la boca y la lengua, […]

Salmo 38 A, no dura más que un soplo, dieciséis de septiembre

Jesús, apartando al sordomudo de la gente a un lado, le metió los dedos en […]