Rafael, Tobías y el pez

Invocación inicial

Pedimos protección del lugar y de nuestra persona al ángel de la guarda, a nuestro ángel personal y también es conveniente, si se dan las circunstancias, que enciendas una vela (si puede ser verde el color del arcángel Rafael)
Oración del Padrenuestro y el Avemaría

Luego puedes decir:

Ven Espíritu Santo ilumina mi mente, da calor a mi corazón para que entienda los mensajes de los ángeles, para que pueda escuchar la voz de los ángeles de Rafael en mi corazón y tenga la fuerza necesaria para ponerlos en práctica. Amén

Reflexión

Reflexión sobre los dos primeros capítulos del libro de Tobías.
Si quieres puedes descargar el libro y leerlo, haz clic en la flecha: para ver el libro de Tobías o haz clik en la palabra subrayada: Tobías

Reflexión sobre el capítulo 6 del libro de Tobías.
Tobías y el ángel acompañado de un perro inician el camino.
El peregrino siempre tiene que estar abierto, dispuesto a las posibles sorpresas con las que pueda encontrarse. Tobías va a lavar los pies y le ataca un pez. Rafael le guía y le dice que atrape el pez y le saque el hígado, el corazón y la hiel. El corazón y el hígado para apartar el mal (el demonio le dicen ellos) y la hiel para curar los ojos.
Luego Rafael le muestra el camino que tiene delante. Ha de pedir la mano de la hija de Raguel, pero Tobías tiene miedo por lo que se cuenta de la maldición y de los siete maridos difuntos. Le anima y, Tobías, sin verla, se enamora de Sara.

Ahora te pregunto: ¿Sabes que hay algo más que lo que se ve a través de los sentidos? ¿tienes alguna experiencia sobre ello? ¿Estás dispuesto-a a salir al Camino y ser un peregrino dejando atrás lo que te ata al pasado, a la vida cómoda?

Habla unos minutos a solas con Rafael y sus ángeles

Oración a Rafael, arcángel y a sus ángeles

“Arcángel Rafael, medicina de Dios, que guiaste a Tobías en su viaje para recuperar su herencia, le preparaste un feliz matrimonio y devolviste la vista a su anciano padre Tobit, sé nuestro guía en el camino de la vida, ayúdanos a ir superado los distintos obstáculos, bendice cada paso que demos en el planeta tierra como peregrinos .

Acompáñame, protégeme y guíame, tú que sales al encuentro de todo peregrino que camina en busca de la salud, la verdad, la sabiduría y la abundante herencia que ha recibido por el simple hecho de haber nacido. Amén.

Invocación final:

Agradezco al ángel de la guarda por su compañía y por la protección del lugar, de mi energía durante este diálogo con Rafael y sus ángeles.

Termino con el Padrenuestro y el Avemaría.

Para volver a la novena haz clic en la flecha:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *