Sanación de Tobit de su vista

Día 7 de la Novena de Rafael arcángel, recuperar la Visión

Invocación inicial

Pedimos protección del lugar y de nuestra persona al ángel de la guarda, a nuestro ángel personal y también es conveniente, si se dan las circunstancias, que enciendas una vela (si puede ser verde el color del arcángel Rafael)
Oración del Padrenuestro y el Avemaría

Luego puedes decir:

Ven Espíritu Santo ilumina mi mente, da calor a mi corazón para que entienda los mensajes de los ángeles, para que pueda escuchar la voz de los ángeles de Rafael en mi corazón y tenga la fuerza necesaria para ponerlos en práctica. Amén

Reflexión

Si quieres puedes descargar el libro y leerlo, haz clic en la flecha:para ver el libro de Tobías o haz clik en la palabra subrayada: Tobías

Reflexión sobre el capítulo 11 del libro de Tobías. Tobías regresa a su hogar, se adelante junto a su compañero de viaje Rafael. Al llegar Ana, rodea con sus brazos a su hijo emocionada. Este luego toma la hiel, según la indicación de Rafael, y se la pone en los ojos a su padre Tobit, al tiempo que sopla sobre ellos. A Tobit se le caen las escamas de sus ojos y puede ver a su hijo delante de él. Un hermoso encuentro de alegría y satisfacción que culmina recibiendo a Sara en la familia y alabando a Dios con cantos de Bendición.

Ahora te pregunto, ¿hay escamas en tus ojos que impiden ver más allá de lo aparente? ¿te guías solo por tu razón y por lo que ves con los ojos materiales?  ¿Eres capaz de cantar, alabar y bendecir cada día de tu vida?
Y más preguntas:¿Puedes poner hoy a los enfermos con nombre y apellido delante de Rafael para que, –si es voluntad de Dios y es lo mejor para ellos– recuperen la salud? ¿Puedes pedir por tu salud, a nivel físico, mental, emocional?

Habla unos minutos a solas con Rafael y sus ángeles

Oración a Rafael, arcángel y a sus ángeles

“Arcángel Rafael, medicina de Dios, que guiaste a Tobías en su viaje para recuperar su herencia, le preparaste un feliz matrimonio y devolviste la vista a su anciano padre Tobit, sé nuestro guía en el camino de la vida, ayúdanos a ir superado los distintos obstáculos, bendice cada paso que demos en el planeta tierra como peregrinos .

Acompáñame, protégeme y guíame, tú que sales al encuentro de todo peregrino que camina en busca de la salud, la verdad, la sabiduría y la abundante herencia que ha recibido por el simple hecho de haber nacido. Amén.

Invocación final:

Agradezco al ángel de la guarda por su compañía y por la protección del lugar, de mi energía durante este diálogo con Rafael y sus ángeles.

Termino con el Padrenuestro y el Avemaría.

Para volver a la novena haz clic en la flecha

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *