Día Quinto: El Nombre

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Pedimos a nuestro ángel de la guarda, a nuestro ángel personal, protección del lugar y de nuestra persona, pedimos que nos lleve en espíritu a la presencia de los ángeles que rodean a san Antonio de Padua para recibir las gracias y los mensajes que nuestro espíritu anhela.

Oración del Padrenuestro y el Avemaría

De la vida de San Antonio

Los quince años de oración y de estudio profundo en el pequeño pueblo de Italia empiezan a ser el sustento de la nueva misión de Antonio. Sigue predicando y además lo nombran maestro de teología. Primero en Bolonia. Más tarde desde el año 1224, durante unos tres años explica teología en el Sur de Francia, con sede en Montpellier y más tarde en Toulouse.
En Arlés mientras se celebraba el congreso de los franciscanos le aparecieron los estigmas a Francisco de Asís (el primer conocido en la historia).

Según una tradición, en Montpellier sucedió el famoso milagro del mulo, que se arrodilló ante la Eucaristía.

De los escritos de San Antonio

Le pusieron por nombre Jesús. Nombre deleitable, nombre que conforta al pecador y da dichosa esperanza. Júbilo en el corazón, melodía en el oído, miel en la boca. De este nombre dice la Esposa, transportada de gozo, en el Cantar de los Cantares: Oleo derramado es tu nombre. Nota que el óleo hace cinco cosas. Sobrenada en todo líquido, ablanda las cosas duras, endulza las ásperas, ilumina las oscuras, sacia los cuerpos.

Así este nombre de Jesús sobresale entre todos los nombres y ángeles, porque al nombre de Jesús doblan las rodillas todas las cosas. Si le predicas a Él, ablanda los duros corazones; si le invocas, endulza las ásperas tentaciones; si en Él piensas, ilumina el corazón; si lo lees, sacia el alma.

Reflexión: Todo lo que pasa en tu vida, en la historia, en tus alrededores, pasa por algo. Eso no quiere decir que lo comprendamos en el momento o que lleguemos entenderlo del todo alguna vez. Quince años echando raíces en un pueblo pequeño le sirvieron para luego crecer en su misión de predicador y profesor a Antonio.
Acepta lo que pasa y entiende que si, estás atento, pueden serlo (en realidad lo son), motivos para tu crecimiento y evolución.
¿Te rebelas con frecuencia contra la realidad? ¿Te pones mal cuando las cosas no salen como a ti te gusta?
Decía Dña Camila, –una mujer anciana de Argentina– cuando te pasa algo que te asusta di: ¡Jesús, Jesús, Jesús!. Si es malo se irá, si no lo es no te preocupes no te hará daño.
Invocar un nombre con el corazón es llamarlo. Invoca el nombre de Jesús, desde el corazón, y ahí estará a tu lado. Haz la experiencia.
¿A quién llamas cuándo sientes un peligro? ¿Cuál es el nombre que más te gusta? ¿Por qué te gusta ese nombre?

Hablo con Antonio de Padua unos instantes sobre estos temas u otros….

Oración por intercesión de Antonio de Padua

Oh Dios que siguiendo el ejemplo de Antonio de Padua pueda aceptar la misión que tengo en mi paso por el planeta tierra. Aunque no sea plenamente consciente de ella, que la cumpla con alegría y paz, ayudando así a los que están a mi alrededor a cumplir la suya. En el nombre de Jesús, cuyo nombre invoco, para que me guíe y me oriente. Amén. Así sea.

Te invito a recitar la famosa oración que millones de personas recitan recordando a Antonio de Padua en todo el mundo, haz clic aquí

Invocación final:

Agradezco a mi ángel de la guarda por su compañía y por la protección del lugar, de mi energía durante este diálogo con Antonio de Padua y de los ángeles que le rodean.

Termino con el Padrenuestro y el Avemaría.

También te puede interesar,

Conociendo Oriente. Medio Oriente. Jerusalén. Santo Sepulcro (I)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *