Miguel arcángel

Día Octavo: La abrió los ojos

Invocación inicial

Pedimos protección del lugar y de nuestra persona al ángel de la guarda, a nuestro ángel personal. Oración del Padrenuestro y el Avemaría

Luego puedes decir:

Ven Espíritu Santo ilumina mi mente, da calor a mi corazón para que entienda los mensajes de los ángeles, para que pueda escuchar la voz de los ángeles de Miguel en mi corazón y tenga la fuerza necesaria para ponerlos en práctica. Amén

Día 8 tomado del segundo libro de los Reyes
Le abrió los ojos

«El corazón del rey de Aram se inquietó por este hecho, y llamando a sus oficiales les dijo: «¿No me vais a descubrir quién nos traiciona ante el rey de Israel?». Uno de los oficiales dijo: «No, rey mi señor, sino que Eliseo, el profeta que hay en Israel, ha avisado al rey de Israel de las palabras que has dicho en el interior de tu dormitorio.»

El dijo: «Id y ved dónde está y enviaré a prenderlo.» Se le avisó diciendo: «Está en Dotán.» .Y mandó allí caballos, carros y un fuerte destacamento, que llegaron por la noche y cercaron la ciudad.

Al día siguiente se levantó el criado del hombre de Dios para salir, pero el destacamento rodeaba la ciudad, con caballos y carros, y su criado le dijo: «¡Ay, mi señor!, ¿qué vamos a hacer?» El respondió: «No temas, que hay más con nosotros que con ellos.»

Oró Eliseo y dijo: «Yahveh, abre sus ojos para que vea.» Abrió Yahveh los ojos del criado y vio que la montaña estaba llena de caballos y carros de fuego en torno a Eliseo.»

Reflexión:

Abre sus ojos para que veas.
Hay batallas del bien y del mal en el mundo material, pero también forman parte los seres espirituales. No los vemos –tampoco podemos ver los virus y bacterias que amenazan la salud física del ser humano– pero sí son reales.
Hay batallas ente los seres espirituales del bien y del mal. No los vemos –igual que el criado de Eliseo– pero son reales.
Con nuestros pensamientos, nuestros actos atraemos a nuestro lado a unos y a otros.
Abre los ojos del corazón para percibir lo qué quieres realmente y ponte bajo el escudo del arcángel Miguel y sus ángeles cuando las fuerzas de la oscuridad y del mal parece que quieren invadirte.
No tengas miedo. Solo abre los ojos y ve, la luz y los seres de luz te rodean.
Los minutos más oscuros del día se dan justo antes del amanecer. El amanecer está aquí, viene, no puedes impedirlo solo verlo, admirarlo, disfrutarlo, agradecerlo.
Pero si no abres los ojos del alma, no podrás ver.

La tormenta está ahí, pero te has metido en la cueva del miedo y así, amigo-a no podrás ver.

Refúgiate en tiempos de tormenta. Cuídate, prepárate, con los ojos bien abiertos para que veas llegar el Arco Iris con sus siete colores.

Tiempo de silencio y diálogo con el arcángel Miguel y sus ángeles

Oración al arcángel Miguel y a sus ángeles:

Oración final

Arcángel Miguel, que luchas para que se haga justicia, envía a tus santos ángeles para que me acompañen en todos mis caminos. Aparta de mí la maldad y la oscuridad, que mi vida sea guiada por la Luz. Que todos los obstáculos que encuentre sean vencidos en el Nombre de Jesús. Que el bien y la bondad triunfen siempre en mi vida. Que los ángeles de la oscuridad no me vean, ni me escuchen, ni me encuentren, que pase desapercibido para ellos. Que tu espada de Luz corte toda palabra, obra, pensamiento o deseo de ira y violencia. Que tu espada de Luz me ayude a discernir y nunca confunda los caminos para que elija libremente el Camino de la Verdad y la Vida. Por Cristo, Maestro y Guía. Amén.

Invocación final:

Agradezco a mi ángel de la guarda su compañía y su protección del lugar, de mi energía durante este diálogo con Miguel y sus ángeles.

Recito la misma oración que hacen millones de personas al arcángel Miguel: Oración de León XIII:
Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha. Sé nuestro amparo contra la perversidad y acechanzas del demonio. Que Dios manifieste sobre él su poder, es nuestra humilde súplica. Y tú, oh Príncipe de la Milicia Celestial, con el poder que Dios te ha conferido, arroja al infierno a Satanás, y a los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas. Amén.

Termino con el Padrenuestro y el Avemaría.

***

Para ir al inicio de la Novena haz clic aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *